Lo estábais esperando lo sé. Llegó la hora de mi primera revisión. Hoy he entendido para qué sirve ir a un endocrino y llevar un control. Cuando me he subido a la báscula y la mujer ha susurrado "¡qué barbaridad!" se me ha dibujado una sonrisa de satisfacción que me ha durado el resto de la tarde. He perdido 5,5 kg en una semana, lo que me sitúa en 100,5 kg, todavía por encima de la barrera psicológica de las tres cifras, pero que me llena de orgullo y satisfación borbónica. La endocrina me ha dicho que muy bien y que puedo incorporar un poco de patatuela o legumbre, pero poco. Que no pique entre horas nada y que si tengo que salir a tomar algo que me pida una cocacola light, o un té sin azucar o un refresco light, que son las únicas cosas light de verdad. Que no pruebe con cosas como la mantequilla light, pues la mantequilla es mantequilla y que sea light simplemente implica que en vez de engordar que te cagas engorda un huevo. Que voy muy bien y que la boda no se ha notado, pero que no piense que eso va a ser así todas las semanas, pues lo normal es perder medio kilo a la semana y que eso ya es para estar contento.

Por experiencia propia ya sé que los primeros días se pierde mucho y luego se frena la cosa, porque al principio el cambio es muy brusco. Bien mirado, perdiendo medio kilito a la semana al cabo de un año habría perdido 26 kilos, que no está nada mal. Me he tirado 8 años gordo como un ceporro así que podré aguantar un par de años más.

En definitiva, que estoy contento, y que a ver que tal la próxima semana.

Y como es requerido, mi menú de hoy:

Desayuno:
Minibocata serrano

Comida:
4 Salchichas del país mixtas
Gazpacho

Merienda:

Trina T negro sin azucar

Cena:
Entrecot 150 gr
Lechuga
Piña