Pues sí. La verdad es que me ha dado el bajón. He ido a la endocrino, humilde como es uno de natural, barajando haber perdido unos 2,5 kg y animado y esperanzado ante la posibilidad, como afirmaba mi mujer, de haber perdido hasta 3,5.
Ya en la consulta, y después de haber perdido 3,5 € en la zona azul, me quito los zapatos y me subo a la báscula. La endocrino masculla: "muy bien, víctor, muy bien" pero no noto demasiado entusiasmo y en una mirada furtiva a la báscula veo algo que no me encaja, aunque no precipito conclusiones pues las básculas prehistóricas de pesos no son las máquinas que mejor conozco, precisamente.
Al bajar del aparato la mujer comenta: "has perdido un kilo y medio, muy bien". Como sólo escucho lo que quiero le hago repetir la cifra y hasta le pido el peso total. Ningún cambio: he perdido un triste kilo y medio y ahora peso 99. Según la doctora, está muy bien haber perdido 7 kilos en dos semanas, pero lo cierto es que me he llevado un chasco, pues me he esforzado bastante por mantenerme firme en la dieta y esperaba algo en la línea de la primera semana, aunque algo menos llamativo.

Como consuelo me queda pensar que ya peso menos de 100 kg y que todo lo que sea restar siempre es positivo (aunque contradictorio :P). Veremos como afronto esta semana en la que empiezo vacaciones y con algo menos de moral gastronómica.