¿Porqué nueve? No sé, dímelo tú.
En realidad no son nueve son ocho, porque la primera no había pasado...
Ocho sí es un número bonito.