O más bien me dejo llevar yo. Los puentes se parecen a las vacaciones en que uno encuentra fácilmente excusas para saltarse a la torera sus propias normas. La diferencia estriba en que en las vacaciones hay tiempo para todo: para saltárse las normas y para volver a ellas; en un puente, para cuatro días que son...

Durante este puente he cometido los siguientes delitos contra mi humanidad.

Patatas bravas
Morros de cerdo
Clara (cerveza con limón)
Conguitos
Chupachuses
Tortilla de patatas
Pizza
Alubias rojas

La parte buena es que no han sido cantidades exageradas. Las cantidades exageradas las he reservado para la comida aceptada en mi dieta (dieta que también controla las cantidades, por otra parte).

Toda mi vida he calmado mi ansiedad a base de jalar y de moverme. Ahora no puedo moverme mucho, y parece ser que no puedo jalar mucho, así que es normal que me suba por las paredes cuando se complican algunos asuntos.