Como no hay dos sin tres, hoy igual que ayer, pero nunca igual. Finalmente, a mediodía fui a buscar mi móvil (está vez lo conseguí) con lo que no me quedó tiempo ni ganas de comprarme nada para comer. Así pues, me limité a sacar el rico zumo de piña de la nevera y servirme dos vasos. Ya sé que no es lo mismo que comer, pero en realidad es como si me hubiera comido media piñata.

A media tarde me comí un par de lonchitas de jamones (serrano y york) y por la noche me puse las pilas y me hice la cena que veis en la foto (aun no domino el móvil - alivalle, ¿te suena ese plato?). Prefería haberme comido los tortellini que le hice a mi hija, pero después del día ranciales bien me conformo.

Mientras escribo estas lineas me he comido unos conguitos. Sé que está mal, pero es que yo soy malo.

PD: Mañana, 11 de septiembre de 2008, los que seais como yo catalinos os invito a comprar El Periódico de Catalunya y ojear el suplemento "Hogar y Vuelta al Cole". Lo he montado yo y además sale mi mujer en una foto con mi hija. :P En Catalunya mañana es fiesta y pasado para algunos puente, así que estos cuatro días no me veréis y seré alimentado por mi madre responsable inseparablemente de mi gordura y mi buena salud.

Desayuno:
Cortao

Almuerzo:
Cortao

Comida:
Zumo de piña

Merienda:
Loncha de jamón serrano y loncha de jamón dulce

Cena:
Ensalada
Aros de Calamar a la plancha

Resopón:
Conguitos de mi hija