Hoy no he buscado conejos ni he visitado endocrinas. Como no tenía ganas de que llevarme más palos de los necesarios he hecho un mutis por el foro y me he subido a la báscula de motu propio.

La temperatura, como la báscula, tibia: 0 grados, ni frío ni calor.

Las báscula, como la temperatura, tibia: 85 kilos, los mismos de la semana pasada.

Al principio he pensado que la báscula tenía windows de sistema operativo y que se le había ido la fecha y mostraba el resultado de hace 7 días. Pero va a ser que no. Y mejor que me calle que al menos no he vuelto a ser obeso.

Supongo que no he estado fino esta semana. Ayer, de hecho, merendé jamón serrano, queso (light), olivitas y anchoas. Que no es que engorde cosa mala, pero no es un kiwi. Después de pesarme, para celebrarlo, me he comido unas almendras que se me han desparramado al abrir el paquete para ponerle a mi hija en el desayuno. Si es que el que no da de sí...