Esta mañana me he pesado, como cada martes (en realidad como cada día, pues soy un psicópata en toda regla, pero sólo el martes lo posteo, por vergüenza). Me ha sorprendido pesar 84, un kilo menos. Ya está bien, porque dos semanas seguidas estancadas serían demasiado y ayer y el domingo fui buen nene. He sobrevivido a dos cumpleaños simultaneos que aportaron lo siguiente:

Viernes:
Desayuno en el curro con pastas pakistanís. No de las de hojaldre, sino unas muy chungas y macizas que además sobraron y seguí comiendo durante todo el finde. Azúcar y frutos secos condensados.
Como minibocatas que se mangamos en el curro de mi mujer (otro pica pica, éste no en nuestro honor).
Cena cumpleañera en casa de mi suegra: caldereta de pescado (foto2) con merluza, cazón, rosada y otro que no recuerdo, además de langostinitos. Muy buena con su salsa de toma pan y moja (eso hice).

Sábado:
Comida cumpleañera en casa de mis padres, con carne estofada infinítamente tierna y con un salsa de quitarse el sombrero acompañada de gírgoles (setas, nombre en catalán, no sé cuál es el castellano). De postre bizcocho con chocolate y mermelada. Mis papás me regalaron un libro de fotos con mis 30 años de vida. Mi mujer se puso a llorar al verlo, que es muy llorica ella.

Cena en el restaurante en el que nos casamos. Se suponía que era un cena romántica entre los dos, pero mi mujer no sirve para asesina y desde el primer día supe la sorpresa: cena con nuestros amigos, a los que cuesta mucho de reunir. En su lugar la sorpresa se la llevó ella pues le preparé un regalito cursi con un montaje de fotos con ella, nuestra hija, yo mismo y todos sus amigos y conocidos, y le invité a los asistentes a la cena a firmar la foto (foto1). Comimos choricitos, albóndigas, calamares, fideuá, y parrillada de carne. Además de postre un delicioso pastel cortesía de nuestros amiguetes (foto3 y 4).

Pasar por este fin de semana y perder un kilo es un proeza al alcance de poco, así que estoy más orgulloso que Rocky después de derrotar a Mr. T, pero eso no cambia mis intenciones de una semana depurativa de frutas y verduras (alivalle, tengo una col lombarda en mi nevera estupenda)