Hoy me he pesado al levantarme, fuera de concurso, y marcaba 79,8 kg. Mola. Inyección de moral.

Voy a perder 40 kilos. Lo juro por mis genitales (no digo cojones, porque a mi mujer no le gusta que escriba palabrotas),

Voy a perder 40 kilos y así le daré en los morros a todos lo que dijeron alguna vez que no era capaz.

En realidad nadie me ha dicho nunca que no sea capaz.

Pero seguro que alguno lo piensa.

Y cuando los haya perdido volveré a ganarlos para demostrar que soy dueño de mi cuerpo (esto último es mentira, absurdo y una ida de olla)