El título de la cancioncita de Amaral es lo primero que me ha venido a la cabeza al pensar en le fin de semana que he vivido. Uno quiere, pero no siempre puede. A mi más que lamentable anterior incidente con el gimnasio se unen los siguientes eventos.
1. Viernes noche. Mi mujer se empeña en que compro pollo pseudo-KFC (versión pakistaní). El pollo está bien, pero el rebozado y las patatas... además, estos sitios son muy baratos y por 5 euros te dan: dos raciones generosas de patatas fritas, 4 piezas de pollo rebozado, 4 alitas de pollo pacante (sí, ellos las llaman "pacante" supongo que porque es más que simplemente "picante").
2. Sábado mediodía. Calçotada con su salsa y demás. En mi casa nunca nos ha gustado quedarnos con hambre, así que para 4 servimos 10 raciones. De segundo barbacoa, de la cual no puedo evitar comer: churrasco, costillas y chuletas de cordero, butifarra, morcilla, carne adobada...
3. Sábado noche. Cumpleaños infantil. Los pobres niños son simplemente la excusa para quedar con los amigotes y atiborrarnos de las ligeras pizzas de telepizza. Concretamente 6 pizzas diferentes de las que comí una porción de cada (hay que probar de todo): hawaina, barbacoa, especial, carn's lover, frogmaggio, 4 quesos. Y bizcocho de postre, claro.

5. Domingo mediodía. Otro cumpleaños infantil. Entremeses japoneses y carne con salsa. De postre el consabido pastel de yema, trufa y nata. Abundante vino.

Lo único que pude hacer para compensar fue echar un partidillo de tenis de 50 minutos, en el que no pude sudar demasiado porque soy tan malo que generalmente el punto se acaba en el instante que la pelota sale de mi raqueta. Igualmente, ya tengo agujetas.

Pensaréis que como soy un fiera esta semana iré como un loco al gimnasio y desharé el entuerto. Eso mismo pensaba yo. Mi mujer se ha puesto mala de gastroenteritis (lo que no es de extrañar con semejante menú) y está cascada en casa con fiebre y todo, con lo que no es buena idea que me las pire un par de horas cada tarde dejándola sola con todo el pastel. Así que poco podemos esperar de mi revisión de mañana. Una semana más con preobesidad... :P

Solo voy con mi pena, sola va mi condena.