...una vez más.
No me puedo quejar, pues durante la semana ha habido de todo y poco bueno. Como tengo la costumbre de pesarme con la frecuencia de la publicidad en telecinco veo como con el paso de los días y de los momentos del día el peso fluctúa muy mucho. Pero lo que importa realmente es lo que pasa cada 7 días exactos y en idéntica condiciones (o parecidas).

Y lo que ha pasado es que la báscula ha marcada 78,100 gramos y que por lo tanto he perdido 700 gramos más.

Con lo que me doy por satisfecho.

Se aproxima la barrera psicológica de los 77 kilos, momento en el que, según mi IMC, cambiaré de sobrepeso grado II a grado I. Que friki es eso de los grados, pero mola.