Que oye, que mira, que me han dado un premio. Y sin presentarme a ningún concurso.

Gordi, de Diario de una Gorda Triste, ha decidio dejar que la rueda siga girando y concederme un premio como el que veis en la imagen. Feo, feito por fuera pero bueno y bonito por dentro. Como nosotros los gordos, que aunque no molemos en un desfile todos sin excepción somos bellísimas personas por dentro.

Supongo que me ha elegido por que somos seres afines. Mi blog se podría titular sin problemas El triste gordo cabrón, y sin ánimo de faltar, en el suyo podría encajar mi apelativo sin dificultades.

Si me hace ilusión el premio es precisamente porque me lo da ella, alguien de quien valoro el criterio, a quien me gustaría mirar por el ojo de la cerradura cuando hace las travesuras que comenta y a quien premiaria yo si no fuera ella quien me ha premiado.

Todo esto de los premios, los memes, etc, no dejan de ser intercambios de enlace pobremente encubiertos y bastante quinceañeros. Por eso me gustan, aunque no nos pasemos...

Parece ser que ahora tengo yo que premiar a otros tres blogs. Allá va la cosa:

Premio para blogs de gorditos para Alivalle, de Voy a adelgazar 30 kilos
porque se lo curra mucho, lo documenta todo, tiene credibilidad y buenas maneras.

Premio para blogs de coleguitas para drapdecuina
Blog en catalán de un buen amigo que a menudo reflexiona sobre intranscendencias relevantes.

Premio para blog que me gusta para VayaPeliMasGuapa o No, de Ricardo Baticón
Un blog de cine personal, sin flipadas de críticos fantoches, con buenísimas recomendaciones, con análisis en profundidad y sobretodo con una estupenda habilidad por detectar buenas películas españolas, algo inhabitual por lo general.