Dejo abierto el debate del post anterior, aunque la opinión pública (y también la privada) parece que deja pocas opciones abiertas.

Hoy vengo a decir que mañana no pienso ir a la endocrina. En realidad hace meses que no voy, pero me refiero a que mañana no me voy a pesar, ni a actualizar mi gráfico, ni pollas parecidas. Esto de pesarse cada semana tiene su sentido, per alargado en el tiempo se convierte en enfermizo. Me pesaré la semana que viene, por no descuidar el control y va que chuta.

Porque no me he caído en ningún rosal, si estoy magullado es porque el gato es mío y me lo follo cuando quiero. (el de la foto es realmente mi gato, y aunque me lo follaría si quisiera, en los 14 años de vida que tiene todavía no me he decidido),