A mediodía, generalmente por la pereza del día anterior, me planto en la hora de comer sin nada que llevarme al hocico. Comer fuera siempre es peligroso y caro y muchas veces me apetece comer poca cosa y fresquita, porque mi actividad diaria es más escasa que la de pajaroto.

Por ese motivo muchas veces aprovecho para dar un paseo y comprar algo de fruta que me como en el primer parque que pillo, a la sombra de una palmera.

Estos días me ha dado por las fresas. La fresas ahora están baratillas (medio kilo por 1,5 euros) y sabrosonas. Hay quien cree que la fruta engorda mucho, pero a mediodía es buena compañía, porque aun nos queda cacho de día y un aporte de energía bien viene.

Las fresas por 100 gramos, contienen:

Energía: 36,00 Kcal (180Kcal el medio kilo)
Carbohidratos: 7,00 g. (35g el medio kilo)
Grasas: 0,60 g. (3g el medio kilo)
Proteinas: 0,70 g. (3,5g el medio kilo)

Fibra: 2,00 g.
Colesterol: 0,00 mg.
Hierro: 0,75 mg.
Calcio: 30,00 mg.
fosforo: 26,00 mg.

Hay quien piensa que las fresas son una fruta que engorda, que si patatín que si patatán... hombre, las fresas engordan cuando llevan nata, pero sinó está muy bien. Con medio kilito comes estupendamente y sólo te metes 180 Kcal en el cuerpo, además de muy muy poquita grasa y uno hidratos más que razonables. Por otra parte tiene mucha fibra para los que se leen novelas en el wc, hierro, cálcio y fósforo. Parece que además son excelentes para combatir la gota, y en mi caso, que tengo exceso de ácido úrico, eso es una buena noticia.