Y completamos la serie de imágenes con una pareja de cuerpo entero. La antigua no es de cuando pesé mi récord (106 kg) sino de algo antes, supongo que andaria por los 100 o así. El problema es que habitualmente hago yo las fotos, así que suelo salir poco y cuesta encontrar alguna donde salga.

En ambas estoy en actitud deportiva: en la primera persigo a mi hija por la plaza del pueblo y en la segunda intento jugar a tennis sin demasiado éxito.