Ayer me pasó algo que para mucha gente seguro que es habitual, pero para mí resultó excepcional, y una inyección de moral tremenda. Como buen Nerd/Geek/Freak que soy, además de bloggero, flickro y googlero también soy una víctima del Facebook. No quiero tener un millón de amigos como el de la canción, pero en lo que respecta a la red social tengo unos pocos (todos conocidos, sin trampas). Eso implica que sea difícil controlar qué se publica de mí y a qué información se puede tener acceso sin ninguna relación. Fruto de ese "agujero de seguridad" recibi un mensaje privado de una persona a la que no conocía y que no conocía a ninguno de mis conocidos y que afirmaba que había visto fotos mías curioseando la red y que le parecía "muy guapo".

De entrada, me extraño recibirlo. Primero pensé que sería un virus chorras, después que sería una broma chorras y después que sería una broma cabrona, tipo las de los 40 principales para ver si soy un hijoputa o un tipo leal. Pero como hablar no es pecado le contesté el correo, diciéndole que si era verdad, que si se refería a mí realmente y que no conocía a ningún conocido suyo.

La chica me respondió enseguida. Me confirmó que estaba navegando y vio fotos mías, que le parecí "guapo" y que le apeteció hacérmelo saber. Supongo que el que es guapo de verdad, o el que lo es desde siempre, no necesita que nadie se lo diga. En mi caso, que nunca he tenido problemas con mi físico porque he asumido que era un coco de más de 100 kilos me deja descolocado. Sé que no significa que sea guapo realmente, sino que significa que en la foto concreta que vio esa chica concreta le parecí guapo. Sé que si me viera al natural su opinión seguramente cambiaría (o no) y sé que habrá miles de personas que viendo la misma foto no piensen que soy guapo incluso otras miles que piensen que soy feo. Pero que una persona anónima y desconocida me diga sin ninguna necesidad que le parezco guapo a mi me sube la moral, y me hace sentirme satisfecho de lo conseguido y me da ganas para mantenerlo o mejorarlo.

Por supuesto que no es la primera vez que alguien me dice que soy/estoy guapo. Recientemente muchos de vosotros me lo habéis dicho y mi familia me lo repite constantemente. Pero esos pareceres están condicionados. Porque, o es gente que me conoce y me aprecia y quiere que me sienta bien después del esfuerzo, o soy vosotros que habéis visto mi antes y mi ahora y, por comparación os sorprende el cambio.

Soy un tipo felizmente casado, padre de un hija preciosa y pendiente de un nuevo descendiente en breve, así que, que alguien me diga algo así no implica nada peligroso, además de que entiendo que no sería esa la intención de la chica. Chateamos un rato y le pasé el blog, para que lo curiosee (porque queda patente que es curiosa) y para dejar claro de forma sutil que no albergo intenciones de ningún tipo, pero que charlar es libre, no implica nada y cualquier le gusta conocer a una persona a la que le pareces guapo.

Aprovecho la entrada para agredecerle a esta chica el comentario (seguro que no se imaginaba esta reacción), y para agredecerle también a mi familia y especialmente a mi mujer que no haya tenido ni media dificultad para apreciarme en la década en la que no tenía nada de guapo. Dicen que los kilos no tiene que ver con la belleza, pero no es cierto: se puede ser muy guapo siendo gordo (no siendo obeso), pero el hecho de serlo, a algunos, nos hace ser más descuidados aun con nuestra imagen y no sacarnos el partido posible.

Me propuse perder peso sobretodo por motivos de salud, por que mis análisis tenían una pinta espantosa y porque no quería dejar viudas ni huérfanas antes de lo normal, pero admito que la mejora estética es el principal aliciente y más aun, cuando te encuentras reacciones positivas y espontáneas.