8:30 - media naranja, una rebanada de pan tostado integral y un té con sacarina
11:30 - café solo con sacarina
14:45 - una taza doble de te negro con sacarina
15:35 - medio tomate verde, dos huevos duros y queso Ricotta (untado en los huevos - aunque suene mal).
17:15 - café solo soluble con sacarina
23:00 - un cuarto trasero de pollo a la plancha y judias verde finas hervidas

Agua: 1 litro o dos, no sé
Ejercicio: Un partido de fútbol

Diferencia de peso respecto al día anterior: 1.500 gr
Diferencia de peso respecto al primer día: 4.000 gr

Fácil
Seguir la dieta no me ha costado demasiado, porque he tenido poco tiempo para saltármela, aunque comerse dos huevos duros con queso y tomate no es una combinación nada chula. Mañana se pondrá la cosa más fea, pues empieza el fin de semana, y además dos días seguidos perdiendo tanto... seguro que algo recupero, sobretodo después del partido de ayer.

Difícil
El partido de fútbol. Me he sentido como si hubiera recuperado los 35 kilos. Al llevar 4 días sin meterle apenas carbohidratos al cuerpo he notado que no tiraba en absoluto y me he desfondado en cinco minutos. Últimamente aguantaba bien el partido completo y hoy he notado que no podía ni con mi espíritu. Además de que no sé si es demasiado bueno hacer demasiado ejercicio con esta dieta... a lo mejor te da un payá. De todos modos soy responsable y cuando estaba muy petado me ponía de portero para descansar un rato. Ha ido bien moverse un poco. Ahora he llegado a mi punto clave: había subido unos kilos últimamente y ahora he alcanzado mi peso más bajo (70.5 kg), veremos si la dieta sigue siendo efectiva a partir de aquí. Me adentro en lo desconocido... un mundo inhóspito.

Fallos
No tengo fallos. Soy un robot. Me han enviado desde el futuro, tengo con un bolsillo mágico en el cabe el bolso de Mary Poppins y mi misión es hacer la vida de un idiota más desgraciada si cabe. Mis orejas se las comieron unos ratones. Soy invencible, soy invulnerable.