Lo prometido es deuda y los gordos somos comprometidos. Aquí van mis primeras 50 abdominales, por obra y gracia de JUANMARECA. Con su donativo generoso, se ha ganado las siguientes 950 también.

He de admitir que lo recordaba más fácil esto de doblar el espinazo. Las últimas 10 han costado tela, y el panorama para las siguientes 50 es aterrador.


Si queréis sentir la gloria como JUANMARECA viendo vuestro nombre estampado en una octavilla recordad que podeis donar, a partir de 1 euro y sin límite de cantidad. Cada euro se transformará en 100 preciosas abdominales.