Hoy he ido a comprarme un pantalón a una de las tiendas que antaño miraba con recelo por tener nada de la talla 54. Ahora puedo encontrar lo que quiera. La última vez que fui compré una 42 pero ahora me estaba horrible así que pensé que la 40, la que más abunda, estaría perfecta y para mi sorpresa me estaba grande. Así que ahora soy el feliz poseedor de una 38, en la que debería quedarme porque, como veis en la etiqueta, sólo hay una talla por debajo y ya sería penoso volver a sufrir el mismo problema ahora por defecto. No es que esté delgado, es que soy tirando a pequeño. Vengo pesando 68 kg, lo que ya está bien para mis 169 cm y de hecho aún estaría bien perder un par o tres más.

De la 54 a la 38. Quién me lo iba a decir.