Sigo con mi particular aventura elástica y vuelvo a pesar 79 kg. Desde que perdí el lastre en varias ocasiones lo he recuperado hasta este punto. Creo que es un punto psicológico, que activa algún interruptor en mi cerebro que hace sonar una alarma de "peligro gordo" y me devuelve de un manotazo en la cara a mi realidad.

La realidad es que no me estabilizo, o quizás que mi estabilidad se encuentra en un margen más amplio del que me gustaría. Es un rollo, lo admito. Me paso la vida engordando y adelgazando, pero que le vamos a hacer. Ahora toca lo que toca y lo que toca es volver a perder peso. Volver a recuperar el normopeso de los cojones que, cuando lo veo en sus 71,3 absurdos kilos, otro interruptor se activa en mi cerebro e impulsa mi cuerpo derecho al bote de la Nocilla.

Lo que no he dejado de tener es el placer por devorar, y así es difícil dejar de ser gordo a perpetuidad. Me encanta comer, comer de todo, y en mucha cantidad. Pero no me gusta estar cebón, así que lo voy combinando. Ahora recojo los frutos de una temporada de lascivia gastronómica y en lso próximos meses intentaré vivir del recuerdo de las desde hoy añoradas fondues de chocolate, galletitas de mantequilla caseras, nachos con chili con carne, y sobre todo, la deliciosa Nocilla a cucharadas. No hay mayor placer que rebañar el bote de Nocilla con una cuchara -que hoy puede ser de café y mañana sopera- hasta ver reluciente el cristal, con la felicidad de haber contribuído a aumentar mi cristaleria con una nueva pieza de coleccionista (Monster High, Tom y Jerry, Kukuxumusu y recientemente Doraemon).

Todo eso, desde ya forma parte del pasado. Un pasado recurrente que seguro volverá, pero ahora debo concentrarme en volver a perder 10 kg con las más intrépidas argucias. El clásico "come poco" se posiciona por delante del eficaz "no comas hidratos" porque tengo comprado que sin hidratos de carbono no tiro, y yo lo que quiero es correr mis carreritas urbanas de 10km como una gacela, no como un arrasatrado. Y cuando digo comprobado a los números me remito: tiro más con 5 kg extra y comiendo a lo loco, que en normopeso pero restringiendo hidratos de carbono.

En este tiempo he hecho algunas carreras más y no han ido mal, pero ya empieza a hacerme ilusión empezar a mejorar los tiempos.

Iré informando.