Una de las cosas que dije que nunca volvería a hacer es la cura del Sirope de Savia. Es posible, incluso, que lo prometiera en un momento de enajenación. Pero, como bien decía Audrey Hepburn, "si siempre seguimos las normas nos perdemos lo divertido", así que en un impulso he decidido volver a realizar este ayuno.

Para los que no sepan de qué se trata simplemente se basa en beber, durante 7~10 días un brevaje que contiene agua+zumo de limón+sirope de arce+pimentón picante.

El limón está rico
El agua está rica
El pimentón está rico
El sirope está rico
El brevaje da asquito

10 días sin comer no molan nada. Es difícil sobre todo si estás acostumbrado a comer compulsivamente, si tienes tus rutinas normales en el ser humano (desayuno, comida, postres, etc.), si te da por hacer 4 cortados diarios como es mi caso, y si tienes que hacerle la cena y el desayuno a tus hijas todos los días.

¿Por qué?

Pues porque ando vagabundeando por la nutrición desde finales del año pasado. Desde que perdí los 39 kilos que llegue a perder, he subido y bajado constantemente fluctuando entre 67 y 79. No es precisamente una horquilla estrecha, pero era aceptable. En 2013 me planteé volver a mis 67 queridos e incluso atacar mis 62 deseados, pero lo único que conseguí es plantarme en 82 horrorosos kilos.

A mi me gusta ir a correr carreritas populares de 10km y con tanto sobrepeso se hace cuesta arriba hasta el llano. Además, con la ropa es un tinglado y llega un momento que tienes un armario lleno de ropa que no puedes ponerte.


¿Por qué me engordé?

Porque la vida de hoy en día es un puto estrés, siempre corriendo, siempre llegando tarde, siempre teniendo que hacer cosas que a uno no le apetece, siempre gritando y oyendo gritos, y lo único que la hace más fácil es la nocilla. Bueno, también la patatas bravas, el fuet, la chistorra, los pasteles.


¿Por qué ahora?

Porque ha pasado la pascua y me he comido la mayor parte de llas dos enormes monas de chocolate de mis hijas (ellas son muy pequeñas, le haría daño tanto chocolate, lo hice por ellas). Porque con 82 kilos veo que es fácil volver a los 106 y porque necesitaba una bofetada bien dada que me ponga en mi sitio.

Así que os iré contando un día a día de la cura, para que aquellos que no la hayais hecho nunca sepais a qué os enfretaríais si un día os decidís.

PD: Para esta ocasión he cambiado de marca y dejado de lado el sirope auténtico clásico (46 euros/litros) y he comprado este que me ha recomendado el de la tienda -el de la foto- que me ha salido por 27 euros/litro una vez aplicado el descuento del 10% que me han hecho por motivos que desconozco. Ahora he visto que también venden sirope en el Mercadona en envases de 250 cl a 7 euros.