El domingo me dio por salir a corretear cual conejillo y casualmente el lunes me invitaron a participar en una carrera de 15 km que se celebra en Badalona este domingo. A mi me es muy difícil decir que no a casi cualquier cosa, y menos cuando me invitan. Así que este domingo participaré en la carrera y para mañana mismo ampliaré el título del blog a "el gordo cabrón y gilipollas". Porque es un poco gili por mi parte participar en esta carrera por varios motivos:

  1. Me sigue doliendo el tobillo, aunque menos. Estoy a la espera de cita para una resonancia y para rehabilitación, así que no debería ir haciendo deporte...
  2. Estoy muy gordo. Aunque ya perdido 7 kilos (¡ué!) todavía estoy más gordo que nunca que haya participado en una carrera.
  3. No he entrenado nada en meses. Normalmente salía a correr 3 veces por semana haciendo entre 8 y 10 km cada vez a buen ritmo y pulsaciones bajas. En lo que llevamos de año he salido dos veces haciendo 5 km a ritmo de paseíto (porque no puedo llevar otro).
  4. Nunca he corrido tanta distancia. Estoy acostumbrado a las carreras de 10 km, que ya me cuestan lo mío. Alguna vez, con tiempo libre y sin estrés he llegado a correr 12 o 13 km, pero sin competición. Así que es el peor momento para probar nuevos retos.


Pero, aunque a veces sea un poco memo, no llego al extremo de ser estúpido y si he decidido participar es porque los pros me compensan los contras:

  1. Motivación para la dieta: participar este domingo hará que esta semana me esfuerce un poco más para comer bien y para encontrar un momento para salir a correr.
  2. Calorias quemadas: además de mejorar mi fondo saliendo estos días, no puedo dejar pasar la oportunidad de correr durante casi dos horas (al ritmo que pienso ir eso tardaré) y quemar montones de calorías.
  3. Añadir retos: Conseguir superar un reto (aunque solo sea participar) que nunca antes había intentado me subirá la moral (yo soy muy voluble) y me hará continuar con mi planing con más entusiasmo.
  4. Metabolismo. una semana de rodaje culminada por la gran pateada de mi vida me dejára -espero- el metabolismo a otro nivel para seguir quemando grasa con alegría. El running de fondo es cardio a tope y es de lo mejor para quemar grasita y tonificar.

Por lo pronto, ayer me armé de moral y salí a trotar otro poco. 6,3 km de Sagrada Familia a Plaza Francesc Macià (Barcelona) Todo muy plano y muy cómodo. Lo bueno es que el pie me duele menos, lo malo es que, al centrar todo en la pierna que no me duele el pie, ahora me duele esa pierna de agujetas (así que me duele el muslo izquierdo y el tobillo derecho, un cuadro, vamos). Contento porque voy estirando las distancias (si quiero llegar a 15 km tengo mucho por andar), contento porque los dos últimos km fueron los más rápidos (o los menos lentos, porque los hice a 7m/km). Triste porque, aunque he perdido ya 7 kg, cuando me veo reflejado en los escaparates al correr veo una estampa bastante penosa.


Lunes +2 pastel
Martes -4 (-2) running 6,4 km