Seguimos probando el Green Coffee líquido de Sbelta Plus como complemento a mi dieta y actividad física.

Llevo ya unos días con él, tomando dos dosis diarias así que el lunes comprobaremos si hay algún cambio causa o coincidencia del producto.

Todavía es pronto para valorar si es un éxito o no, pero si es el momento adecuado para repasar lo que esperamos de él.

La base del producto es el café verde. Del extracto de café verde parece ser que el la clave es el ácido clorogénico, un compuesto activo que ayuda a la pérdida de peso sin necesidad de una dieta drástica. El concepto en el que se basa su funcionamiento es la termogénesis, es decir, que debería favorecer la conversión de nuestra grasa en calor, estimular la activación del metabolismo. Además es antioxidante y drenante, para mejorar el tema de la retención de líquidos.

El jarabe también posee L-Carnitina, de la que ya hice de cobaya y que parece ser que ayuda a usar las grasa y reducir la fatiga. Mucha gente toma L-Carnitina antes de su actividad en el gimnasio y se le supone que te da más caña y que sudas más y quemas más grasa.

Aunque la base sea el café, parece que la cafeína que contiene es despreciable, pues supone el 2% de la que incluye una taza de café, así que no hay que temer por nerviosismo o ansiedad.

La toma del producto no tiene mayor repercusión: un chupito de jarabe dos veces al día. No es una delicia pero tampoco supone un problema. La única pega que yo le he visto al producto es la logística del formato. En mi caso, como en la oficina y ceno en casa, lo que me obliga a llevar el botecito todo el día de paseo conmigo. Creo que me resultaría más cómodo el formato de pastillas, porque me puedo llevar unas cuantas al trabajo y dejar el bote en casa. Si me decido a continuar el "tratamiento" creo que cambiaré alas cápsulas.