De momento voy ciñéndome con más o menos éxito a las normas: no pico entre horas, máximo un café al día, generalmente me acuesto pronto, bebo agua, nada de alcohol y las cinco comidas al día tal y como vienen descritas. Eso sí, más o menos, porque es cierto que ha habido un par de cervecitas por ahí, que ha habido más jamón serrano del recomendado y que algunas veces las cantidades han sido superiores a las de las dieta. Al menos no he sucumbido a la bollería industria ni a la fritanga.

También he movido un poco más el esqueleto que últimamente, con algunos paseos largos andando y en bici. Por el momento no me he atrevido a salir a correr, pero todo se andará.

No sé cómo andaré de peso. Me noto algo deshinchado, pero tampoco creo que esté perdiendo demasiado. Hasta el próximo martes no hay pesaje oficial, así que por el momento me abstendré de dar datos imprecisos.

Aquí va un ejemplo de una de mis comidas, con verdura, legumbres y huevo.