Hace meses que tengo el blog muerto de asco y, como ahora estoy casi tan gordo como en el momento en el que lo empecé, he pensado que sería un estimulante darle un lavadito de cara; hacerlo más liviano y más agradable de leer, y quitarle todos los widgets que no aportan realmente gran cosa.

Ya me diréis qué os parece. Si es que queda alguien que entre por aquí de vez en cuando.

Yo creo que ya vale, tampoco hace falta ponerse muy quisquilloso.

Es un poco rara la plantilla porque parte el texto en dos columnas y a veces queda un poco extraño según lo que escribas, pero por otro lado me parece más agradable de leer.