> He ido al endocrino - El gordo cabrón

He ido al endocrino



Estoy hecho un cromo. Como ya he explicado alguna vez, hace un par de años o tres me empezó a doler el tobillo derecho de manera insoportable y acabó siendo artrosis severa. Por el camino, al no poder ni siquiera caminar sin cojear, dejé de hacer deporte, y el tiempo del deporte lo dediqué al bote de nocilla, una cosa llevó a la otra y engordé bastantes kilos. Después me puse las pilas y empecé a cuidarme y intentarlo con otros deportes, pero entonces me rompí la rodilla derecha -el tendón rotuliano para ser exactos-, lo que me dejó inmóvil una buena temporada y con movilidad reducida otra buena y con los ánimos bastante a ras de suelo.

Pero estar gordo con casi 40 años que tengo no es lo mismo que con 25 y ahora empiezo a tener más problemas que un coche viejo. Al tobillo y rodilla derechos, y a la sobrepeso, este verano se le unió hipertensión crónica, con lo que ahora voy empastillado para bajar la tensión y de paso bajar las pulsaciones, y físicamente estoy muy pocho, me canso con cambiar de canal en la TV. 40 años no son 20 pero tampoco son 80, así que algo hay que hacer.

La semana pasada fui al endocrino a ver si me da la motivación que necesito. A parte de hacerme un interrogatorio bastante inquisitivo, y de darme hora para la dietista, el neumólogo (ronco como un oso y respiro bastante mal), para sacarme sangre, para el traumatólogo (para ver si me rodilla izquierda pende de un hilo) y para volver a verla dentro de tres meses, me dio un formulario para rellenar con las frecuencias con las que como lo que como (como si yo llevara orden ni concierto con mi alimentación) y me dio unas primeras pautas:

1. No comas azúcar. Yo ya no le ponía mucho azúcar al café, pero ahora he vuelto a la insipida, supuestamente cancerígena y socorrida sacarina.

2. No bebas zumos. No siquiera naturales. Porque tienen mucho azúcar; mejor cómete la fruta. A la mierda mi nueva licuadora.

3. Cumple lo que dices de que vas 3 días a la semana al gimnasio. Eso va a costar. Pero lo intentaré.

Y estas andamos. Intentando cambiar hábitos por enésima vez, empezando muy poco a poco, y con una visita a la Dietista en el horizonte. Con 100 kilos estupendos que deberían convertirse en 70 en algún momento si quiero ver a mis nietas algún día.

2 comentarios:

  1. Hola, no estás solo!!! yo tb peso lo que tú, mido lo que tú y estoy tremendamente gorda porque? Pues no lo sé porque mi cuerpo es egoísta y lo quiere todo para él y yo pues me dejo llevar... y así estamos petados por todos los lados...
    Mañana empiezo a cuidarme, Porque ya toca y porque hace falta
    Mucho ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo, a ver si a la enésima va la vencida!

      Eliminar

Escribe aquí algo ocurrente y sin faltas de ortografía.

Con la tecnología de Blogger.