Tres son las palabras clave a la hora de establecer los alimentos/comidas que engordan: grasas, carbohidratos y calorías.

Tradicionalmente se consideraba que para adelgazar simplemente había que ingerir menos calorías de las que nuestro organismo quema. Esto, por supuesto, sigue vigente. Pero hoy en día se investiga un poco más y concreta en cómo la composición nutricional afecta al peso de manera que aparecen dietas disociadas, dietas que eliminan grasas y dietas que eliminan carbohidratos. Por supuesto, si te creas una dieta baja en calorías, en grasas y en hidratos de carbono bajarás de peso fulgurantemente aunque probablemente lo único que ingieras sea agua y mueras antes de ser flaco. Estableciendo una dieta que deje en precario uno de los tres pilares es más que suficiente para adelgazar. El éxito de la dieta Atkins está más que probado y trata de eliminar por completo los hidratos de carbono a precio de comer grasas de cualquier tipo sin medida. Otra cosa es la gracia que le hará eso a tu corazón, arterias, riñones y demás...

Como en todo, en el término medio está la virtud, y si, además de estar más guapo, quieres perder peso para estar más saludable, lo mejor es que hagas una dieta con unas calorías moderadas, pocos hidratos y pocas grasas, que no es lo mismo que ningunas.

Numeros productos dietéticos, como galletas y cereales, son un engañabobos pues aunque si rebajan en mucho las proporciones de grasas/hidratos de sus iguales no-dietéticos, mantienen una concentración infinitamente mayor que la de otros alimentos como pudiera ser el pescado.

Así pues, no está de más echar un ojo al reverso del packaging de los productos que ponermos en la cesta del súper y comprobar que proporción nutricional tienen. Personalmente, considero que productos que tengan menos de 10g por cada 100 de producto de hidratos y grasa son productos que nos ayudarán en la tarea de adelgazar. En realidad mi cuenta de la vieja es que entre Hidratos de carbono y grasas no sumen más de 20 g por cada 100. No es difícil encontrar productos que cumplan esto y, aunque los que se acerquen a la cifra no serán nuestro mejores aliados, algo hay que comer y son bastante equilibrados. Otro tema es cuánto comemos de esos productos, pues al final lo que importa son los gramos finales que nos metemos entre pecho y espalda.

Sabréis que soy gran aficionado al gazpacho. Sobretodo soy aficionado, como tonto, al gazpacho natural, pero como mi tiempo libre no me permite hacerlo me conformo con los gazpacho envasados de los supermercados. Beber gazpacho es una buena forma de ingerir bastantes hortalizas varias, ricas y apañaditas.

Ahora mismo tengo sobre mi mesa un brick de Gazpacho Andaluz del Mercadona que ofrece lo siguiente:

Valor energético: 28Kcal/100 ml (70 Kcal por ración)
Hidratos de Carbono:
1,2 g/100 ml (3 g por ración)

Grasas: 2,4 g/100 ml
(6g por ración)


Es decir, que con un vasito de gazpacho en la comida y en la cena me apaño el primer plato, como variado (tomate, pimiento, pepino, ajo...) y sólo me meto 9 gramos en el cuerpo entre grasas e hidratos de carbono. Claro, si me flipo y me casco un brick en cada comida (podría hacerlo si mi economía me lo permitieras) me estaría metiendo 72 gramos diarios de grasa/hidratos y 560 Kcal. No son preocupantes, pero para eso me como una fabada.

También me gustan los zumos. La fruta a menuda es objeto de discusión sobre si debe tomarse antes o después de la comida, si deben mezclares las dulces con las ácidas, etc. Dejando a un lado todo esto os resumo la información nutricional del zumo de piña concentrado Juver.

Valor energético: 23Kcal/100 ml (57,5 Kcal por ración)
Hidratos de Carbono:
5,7 g/100 ml (14,25 g por ración)

Grasas: 0g/100 ml (0g por ración)

Por contra, un producto tan repugnante y tan para gordos como la leche desnatada (dudo que ningún flaco la tome por gusto) contiene:

Valor energético: 36Kcal/100 ml (90 Kcal por ración)
Hidratos de Carbono: 5 g/100 ml (12,5g por ración)
Grasas: 0.1g/100 ml
(0.25g por ración)


por no hablar de la leche semi, con un sabor algo más digno. Para el ejemplo de Eroski:

Valor energético: 46Kcal/100 ml (116 Kcal por ración)
Hidratos de Carbono:
4,8 g/100 ml (12g por ración)

Grasas: 1.6g/100 ml (3,9g por ración)

...a lo que hay que añadir el azucar o sacarina que le pongamos.

Sorprendentemente, la leche entera no es tanto peor que sus primas para gordos que consiguen eliminar las grasas a base de subir los hidratos: la leche entera de vaca contiene:

Valor energético: 68Kcal/100 ml (170 Kcal por ración)
Hidratos de Carbono:
4.6g/100 ml (11,5g por ración)

Grasas: 3.9g/100 ml
(9,75g por ración)


En resumen, que un gazpachito con la comida nos apaña, es fácil cómodo y según la marca no demasiado caro. Y un vaso de zumo, en este caso de piña, bien puede sustituir al café con leche desnatada de la mañana.