Pues sí, esta mañana tocaba pesarse y, aunque el gimnasio ha sido capaz de compensar los excesos, no ha sido lo bastante como para fijar el 7 en mis decenas. Finalmente he pesado 80,7 kg. Es decir, únicamente 300 gr. menos que la semana pasada. Fui al gimnasio con el objetivo de darle un empujón al asunto, y la verdad es que perdí cinco veces más la semana de la dieta estricta... pero claro, por mucho que te muevas (que tampoco fue mucho, sólo dos días) si te pones morao a churros y otros manjares...

En fin, me queda el consuelo de haber perdido 300 gramillos, que menos es nada, y de que tengo todas las reválidas que me de la gana para seguir intentándolo. A ver esta semana, pues Alivalle y sus dos kilos y medio menos me han motivado bastante. La verdad es que esto de escribir un blog y leer los vuestros sirve y mucho. Gracias a todos por leer y por escribir también.

Hoy voy a volver a ir al gimnasio, aunque llueve mucho y veremos qué pasa. Me estoy planteando lo de la L-Carnitina, a pesar de que yo ya sudo mucho de por sí, y de que a mi mujer no le mola la idea pues le suena que es su momento se dijo que tenía contraindicaciones.

A ver si investigo.