En estas dos, también se ven claras las diferencias. Tengo la misma perilla, y es por la misma época, pero un año más tarde. La chiflada que me acompaña es mi hija.