...o caliente, cómo agua de la fuente...



yo más bien estoy como el agua del estanque. Para los tontos: estancado.
llevo unas semanas que es cierto que no me pongo en plan severo a rajatabla, pero también es cierto que visito "algo" el gimnasio y que tampoco me paso dos pueblos y no consigo perder nada. Este martes pondré el nuevo peso y lo más probable es que esté incluso un poco (o un bastante) por encima del de hace dos semanas.

Y me jode.

Me jode porque sólo me quedan 3 kilos para "peso normal"
Me jode porque sólo me quedan 8 kilos para "peso ideal"
Me jode porque me da la sensación que he llegado a mi tope
Me jode porque no quiero pasar hambre y deslomarme de por vida
Me jode porque parece como si fuera a volver a pesar 100 kilos en cualquier momento
Me jode porque no se me marca la tableta de chocolate

¿Y qué solución tenemos?

Tenemos varias opciones:

1. Paciencia. Todo se andará y en peores plazas he toreao (soy el rey del tópico)
2. Esfuerzo. Se pongo rígido como el miembro de Nacho Vidal podría aprovechar ese margen
3. Aprender de Judas y negar. Pero no a Cristo sino a todo el que me invita e incita a suculentos manjares.
4. Asumir mi desgracia. O gordo o jodido.
5. Mentir. Siempre puedo fingir que sigo perdiendo kilos, publicarlo como si fuera cierto y quedar como un campeón. Patético sólo haber tenido la idea.