La vida es ying y es yang. Es la maldad siempre hay algo de bondad y a la inversa. Cuanto más grande es la suerte más grande la desgracia asociada, y nunca vas a poder disfrutar nada al 100%.
Por este mismo motivo hay quien "vé el lado positivo de las cosas", porque, ciertamente, siempre lo hay. Cuando muere alguien sus sufridos familiares se reparten 'apenados' sus pertenencias, y cuanto más te suban el sueldo más te suben el irpf.

Cuando me he pesado esta semana me he quedado arañando el objetivo. 71,4 kg. Está muy bien, desde la última semana haber bajado un kilo y medio, más aun con la tónica de los últimos tiempos en la que medio kilo era toda una hazaña. Esta semana me he portado bien, he hecho deporte y he sido bastante meticuloso. Y la báscula me ha premiado. Pero la vida es perra, no cabe duda, porque es de traca que tenga los santos cojones de dejarme a 100 gramos de mi objetivo. Ya sé que los 100 gramos no significan nada (ni un kilo ni dos), que igualmente no se trata de llegar raspado sino de llegar holgado y mantenerse. Pero es que 100 gramos... ¡100 gramos! Hasta he hecho un par de abdominales y he intentado mear y me he re-pesado, pero nada.

71,4 kg.
1'5 kilos menos que la semana pasada
100 gramos para mi objetivo
100 gramos para dejar de ser gordo

Perra vida