Yo soy de los de "una de cal y una de arena". De manera que me esfuerzo siempre en compensar los excesos y los defectos. Y será por eso, para compensar, que este fin de semana me he metido un atracón impresionante de comida mexicana casera, me he cenado tres piezas de pollo estilo Kentucky con patatas, me he desayunado dos llescas de pan con tomate y sardinas acompañadas de medio bocadillo de butifarra, chocolate a la taza y donuts, y más cosas de las que no quiero acordarme.

Y supongo que mi subconsciente lo ha hecho para compensar. Para que no me pase factura lo que habría sido un fin de semana de escándalo deportivamente hablando.

La noche del viernes quise probar definitivamente mi Samsung MiCoach, un móvil y dispositivo de entrenamiento bastante gracioso, y completé la evaluación de un 1 milla corriendo (en unos lamentables casi 10 minutos) y aun me quedaron ganas para correr medio kilómetro más hasta casa.

El sábado quería descansar así que por la mañana quedé con un amigo y dimos un agradable paseo en mountain bike por el parque natural del Foix de 18 km que me dejó las piernas cacareando. Ese mismo amigo me sirvió tacos, burritos, enchiladas y demás para aburrir por la noche.



Y quería descansar porque el domingo me había apuntado a la carrera popular de mi barrio con mi cuñado. 4,5 kilómetros que recorrí a paso de anciano (en 24'23") sin parar de correr en ningún momento, recordando las enchiladas desde el primer minuto, acordándome de la bicicleta a partir del segundo kilómetro, viendo mi vida pasar en diapositivas a partir del 3º y acelerando para escapar de un señor vestido de negro y con guadaña que se acercaba a mi en el 4º km. Finalicé la carrera en el puesto 51 (solo corrían 76 y la 76 era un señora de unos 76 años). Para cualquiera habría sido penoso, pero para mí se queda en poco menos que una hazaña, sobretodo considerando mis cualidades y posibilidades un año antes y que en realidad, ni en mi mejor momento histórico fui capaz, ni intenté lo jamás, de cubrir una distancia como esa corriendo. Mi cuñado me dio un repasito y me saco medio minuto y 6 puestos en la clasificación. En la siguiente ocasión morderá el polvo.



Así que estoy contento porque empiezo a moverme y me gusta, aunque me disgusta no haber sacado provecho de la oportunidad. Pero como decimos aquí, "hay más días que longanizas".