...o mejor dicho sor-vete, que es lo que me he comido hoy de resopón, casi medio kilo de sorbete de limón del consum. Me ha apetecido, lo he sacado del congela, y he cogido una cucharilla y, aprovechando que mi mujer está con anginas, he empezado rasca que te rasca hasta que la sabia voz de mi cónyuge me ha consultado sí me pensaba pimplar el kilo entero de helado de una sentada.

Me he quedao un poco loco, con lo fácil que se trapiña uno tanto helado, atusando con la cucharilla mientras cotillea por internet con la otra mano.

Qué le vamos a hacer. Está rico.