Como soy un tipo bastante banal, mi filosofía de vida a menudo se basa en frases como la que encabeza esta entrada, pronunciada por el sabio milenario Yoda en El Imperio Contraataca. Y no es que no haya leído con interés a Kant, Freud o Hegel, pero es que veo que la vida real se parece más a una película de ciencia ficción.

Del mismo filósofo también hago mías grandes frases para la vida diaria como "El tamaño no importa" (aplicada a la obesidad; con otros tamaños no he tenido nunca problemas) o "Equivocado me he" (excepcional hipérbaton de disculpa gratuita).

Intenté millones de veces perder peso. Si sumo todos los kilos que he perdido sin restar todos lo que he recuperado ahora estaría en números rojos. Pero los intentos sólo son, si me apuras, parte de camino. Sólo una vez he adelgazado: la presente; sólo una vez lo he hecho, dejar de ser obeso.

Ahora tengo que seguir haciéndolo y voy a intentar recuperar mi yo, mi ello, y mi superyo, porque aunque yo sea yo y mis circunstancias uno debe lograr sobreponerse a ellas, evitar que le superen y convertirse y mantenerse en quien esté dispuesto a ser.

Esta temporada que he pasado y estoy pasando me ha hecho aumentar la graduación de mis dioptrías; ahora necesito culos de botella para poder ver el mundo del modo en que lo veía siempre, pero estoy convencido de que un buen láser (un sable láser, para seguir con la metáfora) lo podrá corregir.

En lo que nos compete -la influencia en el peso- he pasado a registrar mi mínimo histórico (70,1 kg) y a recuperar en breve espacio de tiempo y sobrepasar hasta 74,5... no he conseguido aun integrar la alimentación en cualquier estadio de la vida, y, en momentos de ansiedad, todavía me penaliza gravemente.

Pero si quiero vivir de acuerdo a mis pretensiones tengo que esforzarme y seguir peleando para no dejar que se me escape entre los dedos, así que prometo hacerlo. Voy a bajar hasta mi peso ideal -esos 5 kilos que dejé para "más adelante"- con pie firme y mano de hierro y lo voy a hacer con mejor humor que Faemino y más talante que ZP, y vosotros lo vais a comprobar.

Porque soy como soy y no quiero cambiar, sólo quiero estar más delgado.