La semana se plantea jodida, como todas y como siempre.

Expongo el plan para esta semana y así, si no lo cumplo, me expongo yo al escarnio público.

Deportivamente:
Tengo que salir a correr cuatro días a la semana, alternados, con la siguiente rutina:
10 minutos trote cochinero
25 minutos corriendo normal
5 minutos andando

No es precisamente nada del otro jueves, pues estoy acostumbrado a salir a correr una horita. Ayer fui bueno -si ya el primer día no lo soy, merecería 100 latigazos- y tengo que decir que me costó bastante por varios motivos:

1. No es lo mismo correr a las 7am o a las 11pm (cuando normalmente lo hago) que a las 3pm, que es cuando salí ayer y, aunque el día estaba pocho, la solanera de aplasta como una apisonadora.

2. No es lo mismo salir correr pesando 71 kg que pesando 79. Prueba a salir a correr con un pack de seis botellas de 1,5 en la espalda y verás a qué me refiero.

3. Me dejé el móvil GPS en el trabajo.

4. Yo normalmente lo corro todo a un ritmo a mitad de camino entre cochinero y normal, así que separlo, me costó un poco.


Nutricionalmente:
Como aun no había pasado por el súper, tuve que improvisar un poco el tema de la alimentación con lo que me quedaba por casa, pero más o menos, lo solventé.

Desayuno: Café con leche semi y sacarina.
Comida: Pavo frío
Merienda: Gazpacho (1litro a cara de perro)
Cena: Ensalada verde (lechuga, tomate, zanahoria) y pechuga a la plancha. Medio plátano