Hoy he visto uno de esos videos ingeniosos que sorprenden por lo original pero no dejan de ser un tontería como un castillo. Un manera innovadora y sorprendente de cortar un plato lleno de tomates cherry en 10 segundos.

Como nuestras vidas de urbanita y/o ejecutivo dejan tan poco tiempo libre es imprescindible que utilicemos miles de trucos inverosímiles para arañar unos segundos de aquí y allá que nos permitan dormir más de cinco horas diarias. Imagino que el que corta así los tomates cherry también optimiza las visitas al WC (las agrupará en una semanal, y tendrá una cuña en la silla de la oficina), y tiene otras costumbres igual de alucinantes.

Además, el video es tendencioso pues sólo tiene en cuenta el tiempo de cortado y no el tiempo de preparación (ni el riesgo de cortarse la mano). Para que esto funcione los tomatitos tienen que encajar perfectamente entre los dos platos y además mancharás dos platos que luego tendrás que lavar.

Finalmente, no se tiene en consideración que lo mejor de los tomates cherry es comerlos de un bocado y soñar, cuando estallan en tu boca al masticarlos, que se trata del ojo de esa persona que te cae mal -generalmente por una envidia malsana-.

Si alguien lo prueba y lo incorpora a su repertorio de prácticas habituales en la cocina que me lo haga saber, que buscaré la forma de bloquearle el acceso a este blog.