> Luces y Sombras - El gordo cabrón

Luces y Sombras

Este fin de semana ha estado cargado de buenas intenciones, y retos insuperables. Un buen sábado y trágico domingo que harán mella seguro en mi estadística.

El sábado me comporto:

Comida:
Tortipizza. Me la curro y le pongo champiñones a la plancha, jamoncito y un poco de queso además de tomate. No me digais que no tiene buena pinta... pues además está rica y casi libre de grasas e hidratos de carbono.

Cena:
De esas veces que no sabes que hacer y metes todo lo que pillas: Variado de setas a la plancha, pechuga de pollo fileteada y una salsa improvisada por encima que contiene tomate triturado, yema de huevo, orégano y queso quark. El sabor podría ser peor, aunque también mejor.

El problema viene el domingo. Son las fiestas de Barcelona así que me da por salir a comer por ahí con los amigos. El plan es ir a un japonés pijeras, que seguro que pondrán poca cantidad y podré comer algún pinchito de pollo sin maldad y cosas por el estilo. El problema es encontrarse el restaurante cerrado. Camina que te camina acabamos en un japonés, pero de titularidad china y con (horror) buffet libre. No es de esos giratorios que comes con la angustia de ver como viene tu tapa preferida sufriendo por si alguien la coge, en éste es buffet a la carta: vas pidiendo y van trayendo. Como podéis suponer, es mucho pedirle al gordo cabrón que vaya a un japónes buffet libre y no se ponga las botas. Consecuencia: sushi-sashimi-maki por un tubo (arroz, no!), yakisoba en cantidades industriales (fideos, no!) y rebozados y fritos varios.

Por si acaso no había sido lo sufientemente grave, rematamos la comida con un cafelito. Pensaréis que un cafelito no es para tanto, pero al cosa cambia si el cafelito lo sirve Starbucks y se llama Frapuccino. Sólo os diré que si hubiera sido un poco más denso no habría subido por la cañita.


Para cenar pensé en no cenar, pero recordé que eso no es una buena solución así que me contuve y cené un bol de gazpacho y una pechuguita de pollo a la plancha.

Hoy y mañana deberé portarme estraordinariamente bien si quiero, por lo menos, no ver subir la línea de mi gráfico

7 comentarios:

  1. Peassso de tortipizzaaa...!! tio, que arte tienes...! Vaya pinta! Y el pollo con esa salsita de tomate tan rica..
    Yo pienso que tantas cosas buenas no pueden engodar, jolín..!
    Y ese café tenía que estar de vicio.. Aunque seguro que tenia nata y todas esas cosas..
    Pues nada, estos dias un poquito de caña, y ya está.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego la tortipizza triunfa. Madre mía, sólo falto yo por animarme!!

    Me he reído mucho con la descripción de la barra de los sushi-bares... es cierto... la angustia de que alguien te quite "tu plato"... jajaja. Qué grande

    ResponderEliminar
  3. Mira yo para cenar pensaba hacer algo similar pero al final fui a casa de la suegra y claro: sopa con pelota y demás, tortilla de patatas y tortilla de judías, queso, ensalada, helado, café, copa y puro. En fin, ya lo compensaré con un par de flexiones...

    ResponderEliminar
  4. jajaja tortipizza qué gracioso! en fin, que no pasa nada mujer, que vas genial!!
    Yo como llevo pocas semanas por ahora estoy muy motivada, esperemos a ver cuando lleve 5 meses jejej, un besito preciosa

    ResponderEliminar
  5. lo de preciosa no va con rentintín ehhh jeje, que se me ha pirado la pinza que no veas.... será el hambre??? :P

    ResponderEliminar
  6. si que se te ha pirao la pinza si, porque no soy una tía... ¿no te dice nada lo de "gordo cabrón"?

    :P

    ResponderEliminar

Escribe aquí algo ocurrente y sin faltas de ortografía.

Con la tecnología de Blogger.