Escalando en la ATP

Los fines de semana son días raros, ajenos a la rutina de los días laborales y como tales tienen que seguir. Es difícil, por no decir imposible o mejor absurdo, pretender mantener la dieta a rajatabla el fin de semana. Porque no quiero que mis semanas sean un calco de la semana anterior y cada día un calco del día anterior. Los fines de semana son tiempo de pasarse de la raya, para bien y para mal. Por eso este fin de semana he hecho algunas fechorías propias de gargamel (aunque no he comido ningún pitufo, pero él tampoco lo consiguió nunca) y algunas bondades propias de gandhi (me falta un poco para llegar a su IMC).

Fechorías:
Beberme una caña de españa
Comer tres croquetas o cocretas.
Comer un poco de maiz entre la ensalada
Comerme una Hamburguesa del nuevo paki que hay debajo de mi casa (las quería probar)
Ponerle azúcar a los cafeses
Sudar olímpicamente de controlar las cantidades que como


Bondades:
La caña que me tomé supo a poco frente al bikini, frankfurt y (¡ATENCIÓN!) gofre con nata y chocolate que se comieron mis odiosos compañeros de mesa.
Comer rape (aunque rebozado)
Entrecot de ternera gallega impresionante
Chuletón de ternera gallega insuperable
Jugar a tenis, deslomarme durante una hora con mis colegas bugs (que esta vez no me dejó ganar ningún juego, e incluso en los dos últimos ni siquiera un punto) y mi colega Salva (que tuvo la bondad de dejarme ganar un minipartidillo, aunque él me ganara a mí dos).
Observar atónito como mi mujer, de quien espero amor y fidelidad, devora dos dunkin-donuts frente a mi ojos casi sin vida.

5 comentarios:

  1. Que te voy a contar yo de fechorias;
    Por cierto, si puede ser, este finde la revancha..(y...yo nunca me dejo ganaaar)

    ResponderEliminar
  2. Jolín Vix! vale que no sean iguales los fines de semana que los dias entre semana pero... ¿tan tan diferentes???? Bueno el tenis te salvará algo. Ya sabes, dias entre semana totalmente lights!

    ResponderEliminar
  3. de hecho el domingo cené tortipizza.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra ver que durante mi ausencia sigas aguantando como un jabato frente al resto de comensales.

    Ánimo y sigue así Vix!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Escribe aquí algo ocurrente y sin faltas de ortografía.

Con la tecnología de Blogger.