> Mi endocrina de cada martes - El gordo cabrón

Mi endocrina de cada martes

Cada martes me reencuentro mi metálica endocrina y, aunque es fría conmigo (porque es de chapa) encuentro calidez en sus letras, o mejor, en sus números.

Estamos pasando por una buena etapa de pareja. Yo me esfuerzo (poco) y ella hace lo que buenamente puede por hacerme sonreir. A veces discutimos y nos enfadamos unos días, pero luego siempre vuelvo a montarla, porque de ella es de la única que me fío. Recuerdo la primera vez que vino a dormir a los pies de mi cama, que agradable sensación de calorcito sentí.

Esta mañana me he levantado especialmente pronto y, como cada martes, abordárla ha sido la segunda actividad que he emprendido, después de vaciar la vegija. Esta semana he tenido una actividad nutricional intensa, con una cena de facebook (compañeros de EGB/BUP), con cena en casa de mis padres y una comida en casa de la suegra. Me sorprendí a mí mismo en la cena facebook comiendo como una persona normal; no sólo en cuanto a ingesta, sino también en lo que respecta a lo mental. No comí más porque no estuve pendiente la comida, ni mirándola constantemente ni pensando en si comer más o no. Comí con normalidad y con mesura, algo a lo que no estoy acostumbrado, y me resultó curioso. Me sentí raro, pero bien.

Mi Tanita ha querido celebrar mi condición con un peso sintomático y psicológico: 78,800 kg. A todos (los gorditos a régimen) nos entusiasma rebajar las decenas y nos gusta rebajar las unidades. La semana pasada conseguí una importanté rebaja al situarme por fin en las decenas del siete y esta semana debía ser la consagración. Me doy por satisfecho y, aunque para la semana siguiente está difícil repetir la gesta, esta semana toca disfrutarlo. He perdido 800 gramos en una semana complicada y sin gimnasios. Me quedan menos de dos kilos para abandonar la "preobesidad" y conseguir el "sobrepeso grado I". No es más que una etiqueta que no se ve en realidad, pero es un estímulo.

PD: Ayer tuve un gesto divertido: fui al zapatero a que me hiciera unos cuantos (muchos) agujeros extra en los cinturones que me había comprado en verano, porque me quedaban enormes.

7 comentarios:

  1. Vix:
    Qué felicidad!! Felicitaciones! Esa actitud de no dependiente de la comida te consagra como el rey de la endócrina!
    Estás muy despegado y ese es el gran "clic" al que todos aspiramos, bajar de peso es un tema pero vivir de otra manera es EL GRAN tema. UN gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo, tiene razón M. De aquí a poco cuando te pregunten qué tal llevas la dieta revisarás displicente tu manicura al comentario de ...dieta? qué dieta?

    Enhorabuena a ti y a tu Tanita, que también lo agradece... Besote!

    ResponderEliminar
  3. que bien!! eso debe dsarte una inyeccion de fuerza.. lo de los cinturones digo...
    y la sobriedad es posible!!! si señor!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Wolaaaaa!! la verdad es que cuesta esto que estas contando de tratar a la comida como algo secundario, sobretodo en las reuniones familiares, amigos, etc.

    La verdad es que a mi aún no me ha pasado, siempre estoy pendiente de lo que como y el porqué!

    Pero espero que algún dia pueda hacerlo!

    Y felicidades, ya queda menos!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por ese peso perdido!!mira cambie de compu y en esta no te tenia grabado como mis paginas favoritas asi que me fui a google y puse gordo cabron,y entre las paginas que me salio vi una de facebook,obvio no le hice caso por que no era lo que buscaba,pero no sabia que eras la misma persona,por que lo son verdad??

    ResponderEliminar
  6. ¡que bien Vix, vas bajando un montón ahora! y ya me adelantaste... :(
    Ahora a seguir el mismo ritmo para alcanzar el grado I
    Enhorabuena guapo!

    ResponderEliminar
  7. M, Astarté, Carina, Cristian, gracias a todos por los ánimos.mi verdadero problema es dejar de ver la comida del modo que lo he hecho siempre, de ahí que vea tan importante lo sucedido en la cena.

    Irma, en mi facebook uso mi nombre y apellido, así que ese debe ser otro gordo cabrón.

    Ali, ahora que te he pillado lo que tienes que hacer es pillarme tú, que sinó me desmotivaré.

    ResponderEliminar

Escribe aquí algo ocurrente y sin faltas de ortografía.

Con la tecnología de Blogger.