> Contando calorías - El gordo cabrón

Contando calorías



Hay quien cuenta ovejitas -principalmente pastores y algún niño antiguo con insomnio- y hay quien cuenta calorías. Calorías, o hidratos de carbono, o kilojulios... Es cansino y cansante pasarse la vida con el coco puesto en los kilos. Hay ocasiones en las que, fruto del aburrimiento, uno aprovecha para motivarse con lo que sea, incluso con ponerse en forma, y le da un poco caña al tema de las dietas, el ejercicio físico y temas similares. Cuando la vida te permite concentrarte te puedes permitir el lujo de hacer de tu estado físico y de salud tu propio hobby y puedes dedicarle tiempo buscando información por internet, planificando un cuadrante en excel con los menús diarios, saliendo a correr con tu chándal nuevo o escribiendo un blog para mostrar al mundo tu descomunal iniciativa y tus éxitos sin parangón.

Pero la vida es como el agua del río, fría y cambiante. A veces su corriente te empuja a la orilla y otras veces te lanza por la catarata. Es poco probable -y poco recomendable- que el esfuerzo que se puede hacer hoy -y la ilusión- se pueda mantener eternamente; primero por la propia fugacidad de nuestras vidas y segundo por lo inesperado de su devenir.

Hace un par de años, estaba aburrido en mi casa, sin mucho en que pensar de manera que un día, sin previo aviso, pasé por delante de un espejo y me di cuenta de mi realidad. Estaba gordo. Como todo sabéis hay tanto tipos de gordos como gordos, pero yo, que soy muy mío, me ví realmente muy gordo. Lo más gordo posible. Para alguien que tiene el peso ideal en 64 kilos, pesar 106 era toda una proeza y un divertido tema de conversacion para romper el hielo y, aunque me vi tentando a intentar llegar a los 128 y así poder alardear de que duplico mi peso en grasa, tomé la drástica determinación de que ése era un buen punto de inflexión meterme en cintura.

El año que pasé a partir de entonces lo viví como un profesional del adelgazamiento. Aprendí todo sobre nutrición, alimentación, engorde, acidos grasos, trigliceridos y demás mandangas. Me apunté a una visita semanal con una endocrina. No metía en mi boca nada que no pensará quemar en las próximas horas y hasta me hice con pases para el gimnasio y me desfondaba allí como un poseso. Fue mi gran año en el que perdí 35 kilos y llegué a romper la barrera de lo que los profesionales de esto llamamos "el normopeso". Aun recuerdo la ilusión con la que le contaba a todos que ya no era gordo, que la organización mundial de la salud me dejaba al margen de la etiqueta. Recuerdo también como disfrutaba diciéndole a todos mis amigos que debería cuidarse, que les sobraban unos kilos, y que tenían que pensar en su salud.

Pero como en todos los ríos, el agua a veces llega a lagos o pantano, donde se estanca, se pudre y se infecta. Cuando logras el objetivo respiras relajado, te apartas unos metros y miras en el espejo satisfecho de cuánto molas. Y aunque te puedes plantear objetivos adicionales, si has ganado la copa del mundo poco te importa la copa confederaciones. Me convertí entoces en el hombre que subió una colina y bajó una montaña. En el mister fantástico horizontal.

Ahora mi mente ha archivado todo aquello. Lo ha guardado en el cajoncito de las medallas. Ahora tengo el coco revuelto porque mi vida, como dicta su ley -la ley de vida- da vuelcos y tumbos, y aunque sean para bien, son. Estoy inmerso en medio de una mudanza. Pero mi mudanza, como todo en lo que me implico, es algo más grande que yo mismo, algo que se eterniza y se perpetúa. Logré vender mi piso después de 3 años y más intentándolo por todos los medios -además de experto en nutrición soy también agente inmobiliario de formación, tasador, arquitecto, negociador y mentiroso intencional- de sobrevivir al euro, al boom inmobiliario, al estallido de la burbuja y a la crisis. Como la dice el refrán "si pica cura" no tuve la suerte de poder vender mi piso, recibir unas jugosas arras y mudarme a un palacete borbónico contratando a unos fornidos camioneros para el traslado. Yo prefiero sudar sangre siempre. Vendí mi piso por lo mismo que me costó para poder ser así un orgulloso vendedor que no se ha forrado por el camino, no pude cuadrar la venta con la compra del nuevo piso por lo que, gracias al cielo, me mudé provisionalmente pero sin fecha de salida a casa de mi suegra, con la mujer, y la niña; gracias al cielo también inundé el garaje de mis padres con mis enseres por tiempo indeterminado y me senté a ver los precios caer y las condiciones hipotecarias endurecerse. Hace un mes conseguí firmar la adquisición de un "nuevo" piso, acorde a mis pretensiones. Lógicamente no me hice con un piso reformadito a estrenar, ni me quedé con miles de euros en el bolsillo para contratar a un interiorista, así que desde entonces hasta ayer me pasé los días -yo y mi cercanos- currando todas las tardes de mi jornada intensiva, con un calor de espanto para adecentar el piso en tiempo record.

Toda esa situación: vivir en casa ajena, ir del trabajo al piso en obras sin pasar por una mesa puesta, etc. ha hecho que olvide de mi condición de gordo latente y descuide con la excusa mi alimentación. No hay nada que el chocolate no cure, pero el chocolate es como el diablo y pactar con el siempre es aun alto coste. Es este tiempo he recuperado bastantes kilos. He mirado para otro lado cuando la báscula se ha acercado violentamente a cifras ya olvidadas mientras mi lagrimal se dilataba por la presión una gota en un intento furtivo por deslizarse por mi mejilla.

Esta semana mi báscula digital de impedancia y alta tecnología me advirtió, con un enorme 77,6, que he recibido como una descarga de 1000 voltios (o watios, no sé, soy de letras) en mi córtex cerebral. He podido reflexionar y, ahora que está a punto de pasar la tempestad, he vuelto a mirar a los ojos al demonio y a decirle que no me verá bajar al infierno si no es a prenderle fuego -aunque ya arda.

Se han acabado los excesos. Vuelvo a la senda correcta que va a casa de la abuelita y pienso comerme al lobo cuando llegue allí. Eso no quiere decir que no vaya a comerme un helado diario en agosto y una paella cada jueves, pero procuraré no comerme cinco helados cada cinco minutos y mi paella, más la que se deje en el plato mi mujer y la que se deje en plato mi hija, y la que deje en la olla mi madre porque ha hecho más por si alguien se ha quedado con hambre.

Llegados a este punto me gustaría que, si alguien ha sido capaz de leerse el post entero -llevaba tiempo sin escribir- y quiere escribir un comentario haga alguna referencia a su logro.

39 comentarios:

  1. He aquí el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. ¡Ñam!

    ResponderEliminar
  2. Eso es así... yo pasé por un proceso de adelgazamiento fuerte a los 19 años (me quité 20 kg) y los fui recuperando poco a poco hasta los 24 años... así que me tocó volver a perderlos ;)

    Ahora tengo 25 años y estoy más delgada de lo que debo... jeje, mi meta es subir de peso, pero no a costa del michelo, sino a fuerza de ejercicio físico y aumento de músculo...

    Me temo que la lucha por estar en forma y sano es un interminable asedio contra nosotros mismos, que, como en tantos aspectos, no viene sino a reiterar una de las cualidades de las que somos capaces y nos ennoblece: morir luchando.

    Y tras cada derrota, no cabe sino ponerse en pie y volver a la batalla.

    ResponderEliminar
  3. Llevo con la nueva dieta 18 kilos, y 9 más que me quité yo antes de comenzarla. En Septiembre de 2009 me puse seria cuando vi en la báscula 103,500 kilos... una barbaridad, y estoy arreglándolo. Si nos empeñamos, podemos, y me quedan solo 6,500 para mi meta.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Vix:
    Trancurre el tiempo y al final el mochuelo vuelve al olivo... has vuelto a reincidir después de meses sin pasar por el Blog.
    Eso no es malo...
    El Gordo Cabrón es muy buen apelativo, porque eres tan cabrón de poder escribir estas parrafadas donde tan bien sabes decir lo que piensas, cosa que a mi me cuesta "dios y ayuda"... y pocas veces lo logro...
    Te vengo siguiendo desde hace un par de años, si mal no recuerdo, a pesar de que tu no me sigues a mi... pero eso tiene "la interné"... a lo mejor me recuerdas de algún comentario que debo haber hecho alguna vez.
    Para tu satisfacción (que no sorpresa) confieso que me he leido el post de cabo a rabo... y me quedé con ganas... (a alguno más debe haberle pasado lo mismo... no se por qué).
    Y entrando en materia... los altibajos es una condición intrínseca del ser humano, no creas que te salvas de ello (yo tampoco)... que aburrida sería la existencia sin las idas y venidas, sin los sube y baja y sin los tira y afloja.
    Yo (con menos mérito que tu y que muchos otros que lo han logrado "a pulmón") bajé cerca de 45 kilos como resultado de una operación, estabilicé en torno a los 70 hace algo más de un año y gracias al cielo y a todas sus deidades, me estoy manteniendo -gramo más gramo menos- en ese peso. Comiendo de todo, pero poquito, y disfrutando más racionalmente que antes de la buena mesa (y el buen vino) con todas sus consecuencias, menos cometer excesos (o al menos, eso intento)...
    Más detalles en mi Blog, y que conste, no es imprescindible hacerse seguidor.
    Muchos ánimos y mucha suerte en tu "retorno al buen camino".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Arturo, te conozco, te recuerdo bien y tambien te sigo desde el principio. :P

    Otra cosa es que llevo un tiempo que no leo mucho y comento menos.

    ResponderEliminar
  6. bueno, te seguía sin "hacerme seguidor", cosa que acabo de hacer

    ResponderEliminar
  7. yo he intentado ponerme a dieta mil veces... y no lo consigo... el chocolate me puede!!! siempre digo, mañana no compramos galletas o helados o chocolate o... y sin yo quererlo... aparecen en el carro de la compra, y claro, ya que esta dentro, quen soy yo para sacarlo!

    ResponderEliminar
  8. hombre, alguien que después de comer, y del postre, saca una caja de surtido cuétara... pues no sé yo si lo intenta mucho.

    de todos modos, con la patitas de alambre esas que tienes no te hace ninguna falta hacer dieta.

    ResponderEliminar
  9. por cierto, lyra & lollipop, teneis más razon que un santo. ánimo a las dos en vuestros objetivos.

    ResponderEliminar
  10. en vez de hacer primero y segundo y postres, nosotros hacemos plato único, postre y repostre!!
    que bueno el dulce después de comer!!!! oohhh unas galletas, chocolate, un helado... que delicia!

    ResponderEliminar
  11. Eres el puto amo, cabrón. Me he leído en unos días todo tu blog y la verdad es que sólo puedo decir "Chapeau". Con 64, 77, 106 o la mágica cifra de 128 kilos. Yo estoy montando mi blog, todavía no tiene entradas pero ya te he enlazado... ;)

    Un placer.

    ResponderEliminar
  12. Vix., Bienvenido, como te extrañaba. Cuando uno desaparece tantos dias de estas paginas.....es muy peligroso.
    Pero tu puedes y lo vas a conseguir.
    Yo sigo por aqui tres kilos arriba, tres kilos abajo y en la lucha sin fin
    Anda escribe y a ver si nos animamos todos
    Martona

    ResponderEliminar
  13. Siempre te he tenido en la esquinita de mi blog repasando a ver si regresabas. Lo hiciste! Bienvenido y ya verás que para tí dejar esos quilitos extra es pan comido!

    ResponderEliminar
  14. Te leía siempre cuando publicabas a menudo y siempre me gustó tu estilo y tu frescura. Ahora que vuelves al ruedo y que tengo un blog propio te voy a seguir bien cerquita. No pienses mal. Con lo decidido que sos , los 7 kg. que te sobran se van en 1 mes y poco. Guelcam!!!!

    ResponderEliminar
  15. Pues aquí otra que se ha leído el post entero y que se le ha hecho corto. También te sigo casi desde el principio, a pesar de que no tengo un blog propio que llevarme a la boca (porque me lo comería)
    Dices que comentemos nuestros logros y eso voy a hacer. El 13 de julio del año pasado pesaba 112 kilos. Me propuse adelgazar 40 kilos en un año, únicamente a base de que mi estómago se moviera mucho menos y mis piernas mucho más. El 13 de julio de este año, mi báscula me dijo más contenta que unas pascuas que pesaba 75.5. No han sido los 40, pero, oye, que me doy con un canto en los dientes. Por supuesto el cambio físico ha sido grandioso (qué te voy a decir a ti) pero todos los que me conocen se inclinan porque ha habido otro cambio en mí mucho más importante: la alegría de vivir.
    Todavía tengo que perder algunos kilos para estar dentro del normopeso, siete exactamente, pero, chico, me tomo el verano con calma y estoy haciendo una especie de mantenimiento anticipado. O sea, hago bondad de lunes a viernes y me desparramo los fines de semana. Y ya vendrá Septiembre.
    Yo creo que la cuestión es no perder de vista los objetivos, tener claro que esto es para toda la vida y que el esfuerzo vale la pena. ¡Ah! y muy importante... tener una foto del antes y el después.
    Un beso y toda mi admiración.
    Ángela

    ResponderEliminar
  16. La verdad, es que leyendo los 40 kg que habéis perdido en un año, los 17 que he perdido yo en 6 meses, me parecen una ridiculez, pero estoy muy orgulloso.

    Pesaba 87 kg Enero y llevo instalado en los 70-71 desde mediados de Junio...Precisamente, empezar a leer tu blog fue lo que me decidió a comenzar a "cuidarme" (realmente creo, que me cuidaba más antes que comía y bebía todo lo que me daba la gana, pero en fín...supongo que la OMS sabe más que yo). Digamos que mi aumento de peso fue muy vertiginoso y leyendo tu blog, pensé que si había sido capaz de poner 6kg en un mes por que no iba a poner 18 en tres. Esos 18 hubieran supuesto superar la barrera de los 100kg y a partir de ahí...

    En fín, que yo tambien cuento calorías, me peso cada día, corro aunque no tenga prisa e intento hacer todo el ejercicio que puedo (en mi caso tiene mucho mérito porque odio el deporte y el esfuerzo físico en general) pero merece la pena, realmente estoy muy satisfecho.

    Moraleja obvia:

    Al que le sobren 12-14 kg. que empiece ya con una dieta equilibrada y ejercicio físico moderado. Es más fácil quitarse 12 que 40.

    ResponderEliminar
  17. +2,5 (en una semanita, la de fiestas del pueblo) mala pinta tiene esto.
    no sé si seré capaz de recuperar la tensión necesaria para volver a la senda del control.
    mi pretensión es muy modesta - llegar a preobesidad - mi soñado, ansiado, deseado,IMC 29, no me veo con menos kilos.
    me faltan mejor dicho me sobran para llegar 6 kilos.
    Estaba dudando entre andar mañana una hora o dos, con tu ayuda van a ser dos.
    gracias.

    ResponderEliminar
  18. Yo, al igual que la anterior anónima, empecé el 13 de julio del 2009, pero con 120 kilazos. 1 año después lo único que he conseguido han sido 10 kilos menos, los que perdí el primer mes, y sólo yo sé la de veces que lo he intentado fracasando y fracasando desde agosto, pero es lo que hay, si no lo hubiera intentado en vez de mantenerme hubiera llegado a los 130. Cosas de la vida.

    En fin, yo, como la mayoría, nos hemos quedado con ganas de leer más, escribes que da gusto. No te preocupes por esos kilos de más, la teoría la tienes, y la práctica ya la pasaste en su época, esto es un pequeño incidente y punto.

    ResponderEliminar
  19. Claro que conseguido, se hace agradable leerte :) se te echaba de menos, bienvenido de vuelta :)

    ResponderEliminar
  20. Hola de nuevo, hoy ha sido día de endocrino, es decir la vieja báscula, y me ha dicho que en el mes que llevo trabajando mi futuro estatus de ex-gordo he perdido 10kilos de los 120 que tenía. Hasta ochenta todavía queda un largo trecho pero siempre se hace más agradable con buena y divertida compañía como la vuestra.

    Ánimo a todos.

    ResponderEliminar
  21. Me gustó volver a leerte. Felicitaciones por el piso y estoy seguro que tenés la fuerza de voluntad como para volver a la "buena senda".
    Quiero rescatar lo que decías del tiempo que demanda ponerse en forma o al menos tratar de ser ordenado, me pasa que durante el año pongo otras prioridades y llegan las vacaciones con la amargura de estar gordo, empezar una dieta y ejercicio por lo que dura el verano, comienzan las obligaciones y todo al tacho...
    La verdad es que todavía no le encuentro la vuelta.
    Saludos, Carlos.

    ResponderEliminar
  22. Hola padrino que gusto leerte, como siempre lo he mencionado tú blog engancha y motiva.

    Ahora que baje 17 kgs de los 24 que tengo que perder para normo peso me queda claro que te puedes estancar y hasta recuperar si te descuidas, pero más claro me queda que eres todo un cabrón y no dudo que consigues lo que te propones.

    Así que te sigo en esa vuelta al redil y como siempre te mando un gran y fuerte abrazo desde la Angelopolis.

    ResponderEliminar
  23. ¿quien decía que somos gordos crónicos? no se si eras tú o lo leí en otro blog... pero es así, somos gordos crónicos y aunque luzcamos cuerpazos (todavía no es mi caso) tendremos que seguir controlándonos aunque sea tan solo de reojo.

    Yo tb rocé mi meta... y también me relajé... y también subí de peso... y también me tiré de los pelos... y también estoy volviendo a centrarme en no volver al inicio.

    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  24. Me alegro de volver a saber de tus cosas.
    La vida alrededor de la comida es sosa y fea. La mía, gira y gira en vertiginoso descenso hasta los mismos infiernos, donde, como dices seguro me comeré al mismo diablo, pero no como alarde de ganar nada, sino como una nueva derrota de esta adicción a la que la vida, y cómo negarlo, yo misma, me he enganchado desde siempre y es que, aunque ha estado a la vista desde que puedo recordar, he descubierto con aparente inocencia que estoy "enganchada" a la comida con todas las connotaciones negativas que una adicción aporta al que la soporta. Lo mío no es cuestión de perder 1, 15 ó 35 kilos, eso es secundario (y nunca me pensé diciendo esto) lo mío va enfocado a una pura desintoxicación como el que abandona la coca o el alcohol. Mi palabra: abstinencia. Por supuesto no de todos los alimentos, pero sí de una gran lista de hidratos de carbono cargados de azucares y otras cosas. Estos, cuando, vorazmente los engullo (porque no puedo usar el verbo comer) me dan el subidon que el cerebro "necesita" para ver o sentir las cosas de otra manera, más mortalmente "feliz".
    Así estoy y así lo he contado.
    Un abrazo.
    Amos.

    ResponderEliminar
  25. hoy he conocido este blog y me parece genial.
    yo empece una dieta con pronokal y al fallecer mi padre la deje, empece con 75,5 y llegue a 64. mi meta 61kg.
    al dejar la dieta recupere peso muy rapido y ahora estoy en 77kg.
    me identifico con el ultimo comentario pues me siento adicta a la comida y mi estado de animo marca mi alimentacion, me encierro en casa y no saldria a ningun sitio, solo pienso en comer. no mse como empezar pues he llegado al punto de comer a escondidas.... ayuda!!!!!

    ResponderEliminar
  26. No tengo blog ni tampoco un gran problema de sobrepeso, pero tampoco tengo logros que compartir. Pero sí sé lo que es prometerme todos los días que saldré a correr y luego, llegado el momento sentir que el solo hecho de ponerme la ropa deportiva me es imposible, dejar los hidratos durante un año, luego dejar las grasas, cenar líquidos, acostarme con hambre...
    Leyendo vuestros comentarios me pregunto cómo es posible que haya quien pierde 40 kilos en un año y también quien no consigue perder los 6 ó 7 que desearía, y que con dieta está igual que siempre y sin ella, engorda. Supongo que deberia caerseme la cara de vergüenza.
    En fin, sé que es una lucha de por vida, porque haga dieta o no sé q me acostaré repasando lo que he comido y prometiéndome que al día siguiente me calzaré las zapatillas deportivas.
    Vix, hace meses de tu última entrada y yo he seguido entrando de tanto en tanto sin perder la esperanza de volver a leerte. Al final tus logros son los de todos los que hemos leido todo tu periplo, ya sea día a día o atragantadamente de un tirón.
    A las dos últimas entradas, mandarles fuerza y decirles que busquen ayuda, que luchen y que no se dejen caer. Aquí estamos muchos apoyandoos virtualmente.
    Vix, yo creo que has subido una montaña y bajado una colina

    ResponderEliminar
  27. Yo hace tiempo, me propuse perder peso, y por ello decido contarselo a la gente en una web que se llamaba Proyecto80, que es lo que me gustaria y soñaba con pesar algún día. Se quedó por el camino, tanto los kilos como la web. Ahora, con dos niños mellizos que son la bomba, he decidido que lo voy a hacer por ellos, no quiero ser el padre, que no puede ni siquiera agacharse a cogerlos. Tambien lo voy a hacer por la salud claro...y por ultimo, por la gente.

    Ahora estoy en mi peso mas alto que nunca he tenido, 124 kilos. Empece el lunes y ya estoy en 122 y espero llegar a 80...o a 68 que es mi peso "ideal", ya que mido 172. Teniamos pensado ponernos un BIG, pero por mis "santos cojones" que lo voy a hacer de forma "natural". Espero de aqui a un año...poder decir "Conseguido"

    Es la primera vez que te leo, pero no voy a empezar a seguirte desde aqui, me voy a ponerme a leer tu blog, como si de un libro se tratase...empezando desde el principio, para ver como lo has hecho y lo que has pasado. Espero porderlo conseguir como tu mi querido ex "gordo carbron"! Un saludo y un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Dale duro, Langman. Yo estoy más o menos como tú, bueno sin mellizos ;) ... La lectura de El Gordo Cabrón fue el empujón final que me acabó de convencer.

    Por ahora me va razonablemente bien. A mí ni se me había pasado por la cabeza lo de los balones ni historias de estas... por lo que lo hago de manera saludable, vía una comida sensata y ejercicio. En las semanas que llevo ya me he quitado 11 kilos de encima. Mucha gente todavía no aprecia gran cosa pero te aseguro que yo lo empiezo a notar.

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  29. Empezé a seguir el blog, cuando empecé mi dieta... ya había estado antes con otras, pero esta vez fue mi pareja, la que después del embarazo se lo propuso, la acompañe al nutricionista y por supuesto me pesó también a mi...¡¡¡103 kilazos!!!, en mi vida había pesado tanto con mi 1.70 de altura. Así que decidí seguir la dieta con ella.... la dieta muy muy llevadera, y sin muchas restricciones. De marzo a Junio he perdido 23 Kilos y mi pareja otros 20. Pero en los meses de verano me lo estoy tomando con calma y no coger lo ya perdido, así que me mantengo en esos 80, a veces bajando momentaneamente a 79. Pero ahí ando.

    Bueno, solo era comentar mi experiencia y dar animos a tod@s los que esten intendado mejorar su calidad de vida....

    ResponderEliminar
  30. Hola, ante todo quiero felicitarte por tu blog. Tienes un espacio fresco donde nos abres el corazón y nos cuentas tus experiencias, sobretodo relacionado con esa pequeña obsesión de este mundo llamado “peso”.
    Te cuento por encima un poco mi historia.
    Hace unos 6 años me ejercitaba bastante en el gimnasio, era casi una obsesión. Crecí muscularmente pero también “barrigalmente”. Supongo, bueno, más bien creo, que no supe realizar ese deporte mal denominado llamado culturismo como tocaba. En fin, yo estaba satisfecho con mi peso, estaría en unos 112 kilos más o menos. Hay momentos en esta vida que no valoramos o no somos capaces de vernos tal cual somos y nos centramos en nuestras obsesiones. Para mi, ese peso era perfecto y era algo para sentirse orgulloso, pero mal, mal pensamiento era ese. Poco a poco fui perdiendo el interés por esa filosofía en concreto y mi cuerpo fue adelgazándose, poco, eso sí. Hace un año me estabilice, llegando a pesar unos 89 o algo así, exactamente no recuerdo. Pero no me sentía del todo bien con ese volumen de quilates; me cansaba mucho, sentía opresión en el pecho, bueno, las típicas molestias de la gente que tiene cierto sobrepeso. En ese momento, algo cambio dentro de mí. Algo que me llamaba para que hiciera algo con mi cuerpo y ese algo era correr (ahora visto en perspectiva, puedo decirte que fue así). Llevo corriendo un año y gracias a este deporte me siento mucho pero mucho mejor, me encuentro más ágil, más “capaz” y he bajado mucho de peso, es decir, me encuentro más saludable, aunque hayan personas que no lo vean así. Ahora estoy en unos 68 y mido 1’79.Bueno, en fin, a lo que iba, esto de estar siempre controlando el peso es un rollo, la verdad, debes estar controlando la dieta, lo que comes, lo que no comes etc…, es una lucha tortuoso y muy dura, a veces muy poco agradecida pero ya sabes, a veces perdemos batallas pero la guerra estará ahí, siempre para ganarla, esperando para que la venzamos. En nuestro camino encontraremos muchas piedras que nos harán desviarnos de este, pero debemos ser conscientes que ahí delante tenemos nuestra meta y dicha meta se encuentre en nuestra mente, esta es la “culpable” que nos engordemos o adelgacemos. Una medida para eliminar esas defensas mentales, en mi caso, ha sido el correr y darme cuenta que, esas tentaciones, sean dulces o saladas, son incompatibles con el hecho de practicar running. Aunque lo importante, lo esencial es que tengas el peso que tengas, te sientas bien contigo mismo, porque aunque suene tópico, en esta vida, no solo existe la apariencia exterior sino otra, el alma, la apariencia interior, esta es más importante y menos superficial que la anterior. Dicho esto, cuando sepamos valorar y apreciar nuestra alma, seremos capaces de estar tranquilos, satisfechos con nosotros mismo y dispuestos a adelgazarnos o engordarnos según los estándares médicos y saludables.

    Uff, menuda parrafada, eh, aquí me despido, sin antes decirte que, no te preocupes en exceso por tu peso sino por tu “yo” como algo único. Ten paciencia, tranquilidad y constancia, ese camino está ahí para ti. ;)

    ResponderEliminar
  31. Me encanta tu blog desde que empece a leerlo la vida me cambio .... me dije si el puede pq yo no ?? y he perdido 42 kilos en 12 meses ahora llevo 6 meses q ni subo ni bajo pero todabia tengo q perder casi 20 mas ..... bueno con 10 en realidad me conformo tp hay que exagerar. Pero ya es mas complicado pq aunq sepas que tienes sobrepeso te ves bien comparas las fotos, la gente te dice q estas estupenda ..... y claro lo vas dejando.... de todas forma decirte q me encanta tu blog q me da mucha pena que no escribas como antes desde q no escribes mi peso esta estabilizado ... :(

    ResponderEliminar
  32. ¡Hola!

    Éste, en realidad, es un mensaje para la chica del comentario anterior, que bajó 42 kilos en 12 meses. ¿Podrías contar cómo lo conseguiste? Aunque sólo sea un poco por encima.

    Querido Gordo Cabrón, me das el subidón siempre, como a tantos. Cuando escribes un post nuevo, mi día es un poquito mejor. ¡Eres una piedra dura de Chipiona!

    ¡Viva el Gordo Cabrón!

    ResponderEliminar
  33. Lagman: ánimo, me encantará leer tus comentarios y tus progresos.

    Daniblues: gracias por las confianza

    Dani: enormes consejos y estupenda filosofía. la clave es encontrar algo que nos ayude a mejorar y que nos guste más que comer. cambiar la M por dos R es lo ideal.

    Anónimos: prometo escribir más en septiembre.

    ResponderEliminar
  34. Ánimo! ya sabes lo que es y cómo hacerlo, un poco de tiempo y ¡a tus marcas!
    yo sólo quería decirte que tu propuesta de dieta Scardate (no se si lo he escrito bien)ha sido mi punto de inflexión. Desde entonces, marzo-abril de 2010, he perdido 10 kilazos, me he puesto en forma, y he recuperado muuuuuuuuuuuuuuuuuchas cosas. Gracias y bienvenido.

    ResponderEliminar
  35. me alegro por tí y por mi pequeña aportación a tu mejoría.

    ResponderEliminar
  36. No necesitas para nada, ofender con una blasfemia a los que tenemos a Dios por Padre, así que, gracias por quitarlo.

    ResponderEliminar
  37. la foto no es mía chico/a y deberías ser más selectivo a la hora de elegir qué te ofende.

    gracias a ti por entender que no quite nada.

    es más productivo entender la religión como algo personal que como un afilición

    ResponderEliminar
  38. Hola saludos desde México, soy un chavo de 22 años, supongo que eres de España por tu forma de escribir jejejeje... acabo de agregar tu página al facebook..

    me gusta la manera en la que te expresas y sabes el año pasado (2009) yo andaba sobre los 85 kg(siempre había pesado alrededor de 70)y decidí hacer un gran esfuerzo tras darme cuenta de la magnitud del problema(la mayoría de las veces no nos damos cuenta que estamos pasados de peso hasta que es demasiado tarde)y baje en total 14 kilos(ahora ya he recuperado la mitad y leer tus escritos me ha motivado para volver a perder aunque sea cinco porque luego se me ve la cara como de enfermo ejjee)... D.T.B.
    Y SI PUEDES RESPONDERME SERÍA FANTÁSTICO...

    Mi facebook es= Jose Bruno Rodirguez un gusto saludarte!!!

    ResponderEliminar
  39. Pues sí Jose Bruno, soy del otro lado lado del charco. Concretamente de Barcelona (no sé si te sonará de algo ya sabes: sagrada familia, olimpiadas, expo, fórum, vicky&cristina... aquí es que somos muy propensos a organizar eventos)

    La verdad es que es bastante coñazo no poder como a uno le salga del perineo y tener que andar siempre mirando que se come o jugando al yo-yo con las alforjas. Pero bueno, hay desgracias peores, no?

    ResponderEliminar

Escribe aquí algo ocurrente y sin faltas de ortografía.

Con la tecnología de Blogger.