Quiero empezar a perder peso, ¿por dónde empiezo?



Es la pregunta que muchos nos hacemos y que espero que todo el que la se la haga vía google venga a parar a esta entrada. Todos sabemos que hay mil dietas, mil maneras y mil sistemas de perder peso, pero siempre es algo complejo. Contar calorías, sumar puntos, cocinar recetas concretas... por lo general los gordos no estamos hechos para ser encorsetados y a menudo lo más fácil es simplemente seguir unas pocas indicaciones/normas que se pueden ir asumiendo progresivamente y que tienen un efecto rápido y visible sobre nuestra salud.

Aunque todo hay que cogerlo por pinzas porque cada gordo lo está por un motivo diferente, hay un puñado de instrucciones que seguro que funcionan. Se puede empezar por una, por varias, por todas...

1. Eliminar la bollería
Por supuesto empezando por la industrial, pero la casera también. No hablo de cargarse los carbohidratos, sólo las pastas y galletas. Si quitamos de nuestro día los croissants, magdalenas, oreo, príncipe, palmeras, donuts... seguro que nuestro cuerpo lo agraderá, aunque los primeros días es posible que tengamos "mono de azúcar"

2. Dejar de freír las cosas
Todos los sistemas de cocción de los alimentos son mucho más saludables y digestivos que la fritura. Es cierto que las cosas fritas estás muy sabrosas, pero seguro que podemos sobrevivir eligiendo cocinar de otra manera. A la plancha, a la brasa, asado al horno, hervido, al vapor... no hay excusas.

3. Dejar de empanar la comida
Esta norma la tendrás implícita si sigues las dos primeras. La pechuguita a la plancha es totalmente inocua para tu figura mientras que, si la rebozas en pan rallado y la fríes el cuento cambia radicalmente. Esta claro que no es lo mismo, pero algo habrá que cambiar.

4. Adiós al picoteo como lo conocemos
Si barres de un plumazo esas tardes con cacahuetes, quicos, pistachos, patateo variado, etc. tu cuerpo te lo agradecerá. Si tienes ganas de picar algo puedes comerte una zanahoria y si lo que quieres es marranear te puedes hacer unas palomitas caseras, poniendo tú el maiz, no de esas de bolsa para el microondas.

4 comentarios:

  1. El lunes comienzo. Soy gorda crónica, ya conocía tu blog. Me gusta tu gran humor.
    Esta vez no tengo que cagarla!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo! hay que esforzarse porque el resultado vale la pena!

    ResponderEliminar
  3. Vale, imagínate:
    - Descubro el blog hace años cuando pesaba 109 kilos (tú ya estabas lanzado por aquel entonces). Varón como yo, edad similar a la mía y sí, también con tetas. Muy identificado. Con dieta Proteifine y con tus andanzas consigo bajar 31 kilos en unos 7 meses. Empleaba el blog para animarme con tus entradas... hasta que te pusiste a correr (el deporte y yo no somos compatibles, ya sabes, mi religión...). Ese día me dije que El Gordo Cabrón había dejado de ser gordo para siempre y el otro gordo (yo) también y sin deporte. Victoria.
    - Hoy, desanimado y con 123 kilos a mis espaldas, a mi barriga, a mis... todo, vuelvo a entrar este día aciago en que intento entrar en cetosis de nuevo y... sorpresa! El Gordo Cabrón ha decidido "sacrificarse" y volver al punto de partida conmigo! (ni de coña, 123 kilos no son tus 109, amigo, pero la cosa es hacer tribu).
    En resumen: Gracias. Ya no me siento tan perro malo, tan jodío y tan solo. Vamos a por ello. Te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  4. bueno, los kilos dependen de la altura. Hay que intentarlo siempre. En mi caso es cierto que cada vez me cuesta más ponerme las pilas y que cada vez obtengo menos resultados por el mismo esfuerzo, pero uno no puede conformarse con ser obeso para toda la vida.

    ResponderEliminar

Escribe aquí algo ocurrente y sin faltas de ortografía.

Con la tecnología de Blogger.